¿Por qué engordamos?


¿Ves como alguna de tus amigas comen el doble que tu, pero no engorda? ¿Piensas que es una cuestión de suerte?

En algunos casos tener tendencia a engordar sí tiene que ver con la constitución pero no siempre, de hecho lo normal sería que con una dieta habitual, estuvieras “en tu peso” y quiero lanzar una idea sobre por qué eso no es siempre así.

Tener el peso correcto con osteopatía visceral en Alicante. Fernando Alvarez
Mi opinión es que la mayoría de las personas que tienen kilos de más no están acumulando grasa, sino líquidos y/o toxinas. Pero ¿por qué?

Porque en el pasado su organismo se bloqueó y a partir de ahí comenzó a no poder gestionar convenientemente las sustancias que ingería, ni los residuos del propio organismo.

Dependiendo de la constitución de cada uno, una de las posibles soluciones a este problema es acumular los desechos en el tejido adiposo. Además en paralelo probablemente se empiece a inflamar el tracto digestivo.

Por poner un ejemplo, ¿qué sucedería si se bloquea (algo similar a una contractura en un músculo) el colon de una persona?
    
  •  Que los alimentos que ingiere no son digeridos correctamente, ya que todo el tubo se ve afectado si una parte está alterada.
  •  El paso de líquidos y sustancias pierde eficacia, por no ser movilizados convenientemente.
  • El tiempo de permanecía dentro del cuerpo de dichas sustancias se alarga.
  • La flora intestinal pierde su equilibrio, ya que tiene que trabajar con materia intestinal mal digerida.
  • Esa flora alterada genera tóxicos dentro del intestino, que en muchos casos atraviesan la barrera intestinal llegando al torrente sanguíneo.
  • El hígado no puede verter en el intestino, a través de la bilis, los residuos celulares que recoge de la sangre.
  • El organismo decide acumular esos tóxicos en el tejido adiposo.
  • El intestino se inflama, acumulando líquidos y sustancias de desecho.
Este proceso sí tiene lógicamente diferencias, según la alimentación que lleve la persona y su constitución.

¿Cómo crees que podemos devolver la movilidad a ese intestino? Con nuestra querida osteopatía visceral, regulando así todo el proceso digestivo. Siempre y cuando no haya otras alteraciones graves.

Y con unos ajustes en la dieta y un poco de ejercicio verás cómo, sin pasar hambre ni grandes esfuerzos o inversiones en caros tratamientos, conseguirás equilibrar tu organismo para que esté en su peso perfecto.

Deja atónitas a tus amigas y date un capricho de vez en cuando, ¡te lo mereces! 


Si estás cansada de dietas milagrosas que se repiten cada año, pide una cita, te garantizo que conseguirás mantenerte en tu peso de una vez por todas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario